La derrota más dulce

El Valencia CF ha caído derrotado por 3 goles a 2 ante el Atlético de Madrid en la vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey. El valor doble de los tantos conseguidos fuera de casa permite a los de Koeman, no obstante, clasificarse para semifinales.

Nueve minutos bastaron para que el Atlético se adelantara en el marcador. Un centro por banda derecha de Forlán fue rematado por Fabiano Eller, y Miguel completó la faena introduciendo el balón en su propia portería. Primer gran fallo de Hildebrand, uno de los peores del Valencia en el encuentro. Su pasito adelante le dejaba completamente vendido: ni llegaba a interceptar el centro ni se interponía entre Eller y la portería para tapar espacios.

La conexión entre Forlán y Agüero volvió a aparecer para aumentar la ventaja rojiblanca. El Kun aprovechaba un pase en profundidad del uruguayo para soltar un latigazo cruzado ante el que nada podía hacer el meta alemán del Valencia. Lo mejor del gol fue el control del argentino, un toque sutil que le puso la pelota a la distancia ideal para no frenar el ritmo de su carrera y poder disparar con potencia y en posición privilegiada.

Cuando los valencianistas ya se temían lo peor, la suerte se alió de su lado. En el minuto 27, la pelota llega a la frontal del área. Villa trata de recortar a Cleber Santana, y en su esfuerzo por despejar el jugador del Atlético envía la pelota en dirección a su portería. La intervención de Santana descoloca a Falcón, que había dado un paso adelante para tapar el posible remate de Villa, y permite al Valencia recortar diferencias. La jugada proviene de una buena acción de Banega, el mejor de las filas valencianistas.

De nuevo el argentino fue protagonista, dando en el minuto 35 un pase en profundidad que Mata no desaprovechó, anotando el segundo de los visitantes. Con el 2 a 2 el partido llegó al descanso.

En la segunda mitad, se masca la tragedia en el Valencia. Forlán avisa con un remate al palo, y Valera anota el 3 a 2 en un córner. De nuevo garrafal error de Hildebrand, que se queda a media salida y no hace nada por evitar que le rematen en el área pequeña. Un minuto antes, Koeman había sacado del terreno de juego a Banega para dar entrada a Edu.

Los minutos finales del encuentro se convierten en un querer y no poder del Atleti. Las ocasiones, más o menos claras, se suceden. Hildebrand se muestra inseguro y su defensa poco expeditiva. Con gran criterio, Koeman retira a Caneira para colocar en el lateral derecho a Arizmendi. Yo no sé en que piensa el holandés. Saca del campo a un lateral nato para dar entrada a un jugador reconvertido, esperando que sea capaz de frenar las acometidas de Reyes por banda.

El Valencia acaba pidiendo la hora, pero se clasifica para semifinales. Es, sin duda, la derrota más dulce. Para los de la capital del Turia porque siguen vivos en la competición. Para el resto, porque el resultado evita que destituyan a Koeman, que seguirá hurgando en la herida por la que se desangra el valencianismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: