La XLII Superbowl, para los Giants.

Sorpresa monumental la que se vivió en Arizona. Los New York Giants fueron capaces de imponerse a los New England Patriots por 17-14 y dieron al traste con las intenciones del equipos de Boston de completar una temporada perfecta.

En un partido bastante extraño, y hasta cierto punto soso, las defensas se impusieron de manera sistemática a los ataques en los tres primeros cuartos -se vieron varios fumbles (balones sueltos) e intercepciones a lo largo del choque-. Los Giants se adelantaron 3-0 con un field goal (un pateo entre palos, para entendernos), ante la imposibilidad de llegar a la end zone (“línea de gol”) de los Patriots. New England respondió con un touchdown (transportar el balón hasta la end zone o recibirlo y controlarlo estando en ella) y anotando el extra point (otro pateo a palos, que se realiza tras el touchdown) para poner el marcador 4-7.

Con este resultado se llegó al descanso. En el tercer cuarto tampoco se movió el electrónic. Giants y Patriots tenían previsto dirimir el choque en el priodo final. A falta de once minutos, Manning consiguió su primer pase de touchdown en una Superbowl para que Tyree anotara (10-7). El quarterback (jugador que recibe el balón generalmente y que se encarga de dar los pases) de los Giants, Eli Manning, comenzaba a seguir los pasos de su hermano, Payton Manning, quarterback de los Indianapolis Colts y ganador de la Superbowl el año pasado.

Fue entonces cuando apareció Tom Brady, quarterback de los Patriots. El novio de la supermodelo Giselle Bundchen lideró el ataque de los de Boston consiguiendo buenas jugadas de pase para acercarse a la end zone de los Giants. Con un touchdown de Moss, los Patriots se pusieron 10-14 a falta de menos de tres minutos para el final del partido.

Parecía difícil que New York tuviera tiempo de remontar, pero fue posible. Manning, muy cuestionado durante toda la temporada, acusado de fallón y de estar a la sombra de su hermano Payton, decidió que había llegado su momento. El último ataque de los Giants nos deparó la jugada del ecnuentro. Manning se libró de un sack (cazar al quarterback más atrás del punto de partida de la jgada y hacer perder yardas al equipo atacante) para lanzar un pase magistral y lograr un primer down (primero de los cuatro intentos que tiene cada eqipo para lograr avanzar 10 yardas). Manning encontró a Burress y puso el marcador 17-14 a 35 segundos para el final.

35 segundos dan para mucho en fútbol americano. Pero la defensa de los Giants estuvo soberbia frenando los avances de los Patriots. Brady se vio obligado a lanzar balones kilométricos para completar un pase milagroso que finalmente no se produjo. Los Giants hiceron valer las diez victorias consecutivas que llevaban hasta la Superbowl para hacer frente al impresionante balance de New England (18-0) y quedarse con el título.

Como cada Superbowl, los chicos de Carrusel Deportivo organizaron una edición especial de su programa para dar cobertura al partido. Una cobertura muy especial, sin duda. Especial y divertida. Si no tuviste ocasión de escucharla en directo, puedes descargártela en la web de la Cadena Ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: