Demirel, de villano a héroe

El Sevilla FC se ha despedido de la forma más dura posible de la Liga de Campeones. El conjunto andaluz ha caído derrotado ante el Fenerbahçe en la tanda de penaltis, tras finalizar el tiempo reglamentario del partido que ha enfrentado a ambos equipos en el Ramón Sánchez Pizjuán con el mismo resultado de la ida, 3-2.

Volkan Demirel, portero del conjunto turco, se ha convertido en la estrella del choque. Ha pasado de ser el gran villano a ser el gran héroe para la afición turca. En los diez primeros minutos de partido, sus errores han permitido que el Sevilla cobrara una ventaja de dos goles, merced a los tantos de Daniel Alvés, de falta, y de Keita, de disparo lejano.

El conjunto de Manolo Jiménez no ha sido capaz de administrar la renta. Las jugadas a balón parado han desarbolado por completo su sistema defensivo. El primer fallo de la zaga sevillista ha llegado en el minuto 20, cuando un córner botado por Álex se ha convertido en un remate sin oposición del brasileño Deivid.

El Sevilla ha logrado reponerse de este primer golpe. En el minuto 41, Kanouté ha vuelto a aumentar la ventaja de los locales para delirio de la parroquia sevillista. Con este resultado, el partido se ha ido al descanso.

En la segunda mitad, el Sevilla ha perdonado claras ocasiones de sentenciar la eliminatoria. Kanouté, Keita, Alves, Luis Fabiano… no han sido capaces de superar al meta turco para poner el 4-1 en el marcador. El Fenerbahçe ha seguido creando ocasiones con disparos lejanos y, sobre todo, a balón parado. Un buen lanzamiento de falta de Álex y el error en cadena de la defensa sevillista han permitido que por dos veces Deivid rematara sólo en el área pequeña. El primer balón se ha ido al palo. El segundo, al fondo de las mallas. 3-2 y a la prórroga.

Los 30 minutos de añadido no han dado mucho de si. Demasiado miedo a perder, demasiado cansancio. Sólo Diego Capel y Jesús Navas parecían tener algo de fuelle en el ataque sevillista. Kanouté estaba muerto, y los hombres que han entrado de refresco –Renato, Koné y Poulsen– no han hecho valer su poderío físico.

En los penaltis ha aparecido la fiera dormida. El mismo Demirel que había regalado dos goles se ha encargado de dilapidar con sus paradas el sueño del sevillismo. Escudé, Maresca y Alvés se han topado con Volkan. Entre los turcos, sólo Edu ha visto como Palop despejaba su disparo. El Sevilla ha caído, herido en su orgullo, como sólo los grandes caen.

Menea esta entrada

Anuncios

Un comentario el “Demirel, de villano a héroe”

  1. Hola que tal.

    Que lástima el Sevilla después de ponerse por delante hasta en dos ocasiones con una ventaja de dos goles. Que poco me gusta el entrenador.

    Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: