Por si alguien lo dudaba, habrá Liga

Por si alguien lo dudaba, habrá jornada de Liga el próximo fin de semana. La juez del Juzgado de Instrucción número 63 de Madrid, Purificación Pujol, ha estimado las medidas cautelares solicitadas por los clubes que integran el llamado G-6 (Villarreal, Sevilla, Real Sociedad, Athletic de Bilbao, Espanyol y Zaragoza), entendiendo que las consecuencias de la desestimación de las medidas cautelares “constituiría un cambio drástico y repentino que provocaría una alteración en el calendario pacíficamente establecido“, por lo que dictamina en su auto que “debe permanecer inalterado el calendario oficial de la Liga en Primera y Segunda Divisiones para la próxima Jornada“.

Nada nuevo bajo el sol, por cuanto parecía la decisión lógica a tenor de los argumentos que cada una de las partes esgrimía para defender su postura. La consecuencia más directa de este enfrentamiento entre la Liga de Fútbol Profesional, los clubes que no acataban la decisión adoptada por su Asamblea y el Gobierno central es el debilitamiento de la postura del presidente de la LFP, José Luis Astiazarán, hasta el punto de que muchas voces se alzan en las redes sociales para pedir su dimisión. Quien sí que ha dimitido, en total coherencia con su postura, es José María Cruz, vicepresidente primero de la Liga y vicepresidente también del Sevilla FC. La LFP ha puesto contra las cuerdas al fútbol español por defender que no debe ser obligatorio emitir un partido en abierto por jornada. En este sentido, Astiazarán ha declarado públicamente que “reclamamos sólo lo que es justo y nos pertenece“. Sin embargo, quizás no ha tenido en cuenta que el Gobierno central no ha movido un dedo para que la Agencia Tributaria reclame a los clubes la exorbitante deuda que han adquirido con Hacienda, fijada en unos 694 millones de euros, pese a la moción aprobada por el Congreso de los Diputados en septiembre de 2010 exigiendo la adopción de medidas urgentes para solucionar este asunto.

El Gobierno no va a tocar el partido en abierto“. Con esta rotundidad se ha expresado el Secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, quien ha calficado además de “irresponsable” el intento de cierre patronal. Quizás la reclamación de la LFP está justificada, no en vano en la mayoría de los países europeos todo el fútbol se emite en plataformas de pago. Además, el fútbol español de pago es mucho más barato (18 euros de media) que el inglés (25 euros) o el italiano (29 euros), pero en todo caso es una irresponsabilidad, tal y como afirma Lissavetzky, forzar la situación hasta el punto de pedir una solución inmediata al problema, negándose a jugar si no se produce. Suena a enfado de patio de colegio, a rabieta de niño malcriado al que se le ha dado siempre todo lo que pide. En su comunicado hecho público tras conocerse la decisión judicial, la LFP ha recordado quea pesar de las discrepancias internas que en el seno de la LFP han existido respecto a las medidas adoptadas en la Asamblea de 11 de febrero de este año, todos los clubs y SADs que componen la Liga mantienen las reivindicaciones expresadas al Gobierno y al Consejo Superior de Deportes“.

En el fondo, la situación se genera por el reparto de los derechos televisivos del fútbol, que viene a ser más o menos el siguiente: 125 millones de euros para el Real Madrid, otros 125 millones de euros para el Barcelona, 39 millones para el Atlético de Madrid, 39 para el Valencia, 28 para el Villareal, 26 para el Sevilla, 17 para el Athlétic de Bilbao, 17 para el Espanyol, 14 para el Zaragoza, 12 para el Real Sociedad o 12 para el Málaga, por poner algunos ejemplos. Los equipos de Segunda apenas recaudan una cantidad marginal de los aproximadamente 500 millones de euros a repartir entre los clubes. El reparto en 2015 dará un 35% de la recaudación por los derechos de los partidos a FC Barcelona y Real Madrid, un 11% para Atlético de Madrid y Valencia, un 45% para el resto de clubes de Primera División, un 9% para los clubes de Segunda y un 1% adicional para los clubes de desciendan de categoría. Por su parte, Sevilla y Villarreal defienden un reparto del 50% de la cantidad total a partes iguales entre los clubes, un 25% en función de las audiencias y un 25% tomando como referencia la clasifcación.

Las desavenencias entre los clubes por el reparto de los derechos televisivos darán mucho que hablar en los próximos años. No en vano, son uno de los puntos en los que se cimenta la diferencia existente entre los dos grandes y el resto de los equipos. Un tema interesante, sobre el que incideremos con más detalle en el futuro. Sin embargo, pensando en el corto plazo, lo único que hay que valorar ahora es que este fin de semana habrá fútbol. El sábado día 2 de abril, a las 18.00 horas, el Real Madrid se enfrentará, sin Benzema,  al Sporting de Gijón. A las 20.00 horas el Valencia visitará al Getafe en el Colisuem Alfono Pérez Muñoz, mientras que a las 22.00 horas el FC Barcelona se enfrentará al Villarreal en el Madrigal. Es decir, que media Liga y media clasificación directa para la Champions se jugarán en tres partidos que, de haber salido adelante el intento de cierre patronal, podrían no haberse disputado hasta el mes de junio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: