A cuatro horas del tercer Clásico…

… me doy cuenta de que apenas se ha hablado de fútbol durante los últimos días. Las conversaciones sobre el Real Madrid-FC Barcelona de esta noche monopolizan el debate en medios de comunicación, bares, centros de trabajo… pero curiosamente se habla menos de fútbol que de otras cosas.

Si no se habla de fútbol, ¿de qué se habla en las horas previas al tercero de los Clásicos entre Barça y Madrid? Pues de las declaraciones de Guardiola, Mourinho, Sergio Ramos, Iniesta o Josep Maria Bertomeu, de las críticas de Cruyff a Guardiola en su columna de El Periódico, de la longitud del césped del Bernabéu, de la petición del FC Barcelona para que se use el catalán como lengua en las comunicaciones oficiales y en el sistema de megafonía, de los precedentes históricos entre ambos equipos y entrenadores en Copa de Europa… De todo menos de lo que toca, vamos.

Ésta es la consecuencia directa de la sobrexposición de Clásicos a la que nos han sometido los designios del calendario. En otras circunstancias se buscan noticias para cubrir una semana de información en prensa, radio y televisión. El #4×18, como fue bautizado en su día en twitter, alimenta el ansia de los espectadores por saberlo todo sobre Barça y Madrid, y obliga a un despliegue inusitado a los medios de comunicación. Cualquier anécdota, por trivial que sea, es susceptible de ser noticia. cualquier declaración es interesante, cualquier personaje tiene algo que decir sobre los Clásicos.

El gusto por el morbo ha hecho además que el negocio informativo se centre demasiado en los aspectos más negativos de la rivalidad entre ambos equipos. Es innegable que los cruces de declaraciones entre técnicos, jugadores y directivos venden. cuanta mayor sea la polémica, más periódicos se venden, más minutos de radio y televisión se oyen y se ven. Hasta el análisis de los partidos se ha convertido en un foco generador de polémica entre aficiones. El antifútbol llega a su máxima expresión en el trivote de Mourinho, como si del más vulgar catenaccio se tratase. La excelencia y el toque-toque-toque no aseguran resultados. El Barça está flojo. Es el Madrid quien seca el juego blaugrana. Mou plantea los partidos para que no se juegue, presionando a los colegiados con las protestas y haciendo que sus jugadores se empleen al limite del reglamento. ¿Quién no ha oído estos argumentos durante los últimos días?

La tensión de las últimas semanas trasciende el concepto de la rivalidad tradicional entre ambos equipos o de la importancia de lo que está en juego. Los que son amigos fuera del campo se comportan como enemigos en el terreno de juego, algo lógico pero llevado en esta maratón de Clásios a un punto en el que de tanto tensar la cuerda, estamos seguros de que tiene que romperse por algún punto. La situación es preocupante. Tanto, que hasta el seleccionador nacional, Vicente del Bosque, ha asegurado queme preocupan las rencillas entre los internacionales” ya que “la ‘piña’ que hay en la Selección es la base de nuestro éxito“.

A cuatro horas del Clásico, se habla de todo menos de fútbol. y me doy cuenta de que se habla tan poco de fútbol, que queriendo hacerlo me ha salido un post en el que no lo he hecho. Estoy empezando a pensar que esto es una enfermedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: