Londres, París, Roma… Londres

Hoy se cumplen 19 años de la primera Copa de Europa del FC Barcelona. Un gol de falta de Ronald Koeman en la prórroga daba al equipo entrenado por Johan Cruyff el premio que el barcelonismo llevaba esperando desde hacía años, con más ansia si cabe tras perder las finales de 1961 (ante el Benfica en Berna) y 1986 (ante el Steaua de Bucarest en Sevilla). Ese día cambió la historia del club, no sólo por el hito que suponía la consecución del título, sino también por la reafirmación en los ideales de su filosofía de juego.

En aquella ocasión, la tercera en la que el Barça tuvo a tiro la Copa de Europa, no falló. Cruyff salió al campo con una alineación formada por Zubizarreta, Nando, Ferrer, Koeman, Juan Carlos, Eusebio, Guardiola, Bakero, Laudrup, Julio Salinas y Hristo Stoichkov. Frente a ellos la Sampdoria de Pagliuca, Vierchowod, Lombardo, Mancini o Vialli, entrenada por Vujadin Boskov. El partido tenía tintes de vendetta, porque el conjunto italiano quería redimirse tras haber perdido ante el Barça la final de la Recopa de Europa de la temporada 88/89.

El Barça tuvo la primera gran ocasión en un lanzamiento de falta de Koeman, centrado pero potente, que Pagliuca se quitó de encima como buenamente pudo. La réplica italiana llegó en un lanzamiento de Lombrado tras una serie de rebotes dentro del área, que Zubizarreta despejó. El Barcelona controló el partido y aunque la Samp dispuso de buenas ocasiones, las más claras fueron para el conjunto blaugrana, que pudo haber sentenciado el choque antes de llegar a la prórroga si hubiera estado más acertado de cara a portería.

Pese al dominio azulgrana, los contrataques de la Sampdoria eran muy peligrosos y Vialli pudo decantar en un par de ocasiones el choque del lado de su equipo, por lo que ambos conjuntos aceptaron que el partido debería decidirse en la prórroga. Y entonces, cuando el enfrentamiento parecía condenado a la prórroga, apreció el holandés para lanzar una falta en el minuto 112 y mandar el balón al fondo de las mallas de Pagliuca. El Barça ya tenía su primera Copa de Europa, que Alexanco levantó al cielo de Londres para delirio blaugrana.

Un ciclo glorioso

Dos años después de aquel título, el ciclo de Cruyff en el Barça se acabó tras caer derrotado en la final de la Champions 1993/1994 ante el AC Milan. La contundencia del resultado (4-0) precipitó el fin de un ciclo que daba ya demasiados signos de agotamiento. El Dream Team pasó a la historia del club y no ha sido hasta el momento presente cuando se han podido repetir sus logros. El título de Paris, en la temporada 2005/2006, con Frank Rijkaard en el banquillo, y el de Roma, en la temporada 2008/2009, ya con Pep Guardiola como entrenador, completan el palmarés del Barça en la máxima competición europea.

La final del próximo 28 de mayo en el nuevo estadio de Wembley devuelve al Barça al lugar en el que comenzó todo. De ganar su cuarta Champions, el FC Barcelona igualaría en títulos al Ajax de Amsterdam y al Bayern de Munich, todavía por detrás de Liverpool FC (5 titulos), AC Milan (7) y Real Madrid (9). Pep tiene la llave para cerrar el ciclo Londres-Roma-Paris… Londres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: